Copy
"No me hubiera perdido ningún Seminario de Lacan" Philippe Soller.
Si no lo ve correctamente click aquí


 

éxtimO

                     oo  oo   
Alicante Mayo 2017

Editoras:
Carolina Salinas
Mari Cruz Alba
Coordinación
Oscar Ventura

En este número 3:

  1. Editorial "Elecciones de sexo, elecciones políticas" Por Mari Cruz Alba 
  2. Del rechazo, a lo peor Por Manuel Fernandez Blanco ( Pipol 8)
  3. El aprendizaje en sujetos autistas por Lorena Oberlin.
  4. Testimonios de PasePor Carolina Salinas
  5. ¿Todavía no te has apuntado?
  6. El artista comenta: Por Elisa Ramirez
  7. Un poco de Humor 
Próximas 
actividades 

11 Mayo 2017 
Seminario de Fundamentos  
"Dirección de la cura y los 
principios de su poder"
¿Cuál es la situación actual
de la transferencia?
Foro Magno. Maisonnave 28
4ª piso. Alicante. 19:30 hs


12 Mayo 2017 
Actividad en "intensión"
"Autismo, recursos del niño 
autista" Estrategias del 
tratamiento clínico"
Docente invitado: Iván Ruiz
Edificio Esatur. C/Arzobispo
Loaces 3. Planta 5ª. Alicante
de 17 a 20 hs.

Matrícula: 20€
+info

26 Mayo 2017
Conferencia de Fabián Fajnwacks
"El cuerpo monitorizado"
AME de la Ecole de la Cause Freudienne. 
Doctor en Psicoanálisis por la Universidad 
de París VIII. Docente de la Sección Clínica
 de París y de la Universidad de París VIII.
Diario Información: 20:15 hs
Av Doctor Rico 17, Alicante


27 Mayo 2017
Seminario de Textos 
"El deseo y su intrepretación"
Libro 6 Jacques Lacan
Capitulos XIV, XV, XVI
Centro Comunitario Felicidad Sánchez.
Av Alcalde Lorenzo Carbonell, 58.

Editorial: Elecciones de sexo, elecciones políticas 

En esta ocasión tenemos una obra titulada “El círculo de la meditación” de ElisArt, nombre de la artista Elisa Ramirez en el que muestra el trazo del pinzel (neologismo que combina pincel y zen) desde la creencia Zen y hace la siguiente lectura “Se debe realizar en un solo trazo sin posibilidad de modificación, así la obra muestra un movimiento expresivo en un determinado momento en el tiempo, en ese momento el artista está totalmente expuesto.” Una manera de hablar del significante aislado “un solo trazo sin posibilidad de modificación.”

Un texto de Manuel Fernández Blanco habla de “los cambios sociales que se irá desarrollando como consecuencia del reordenamiento de las agrupaciones sociales por la ciencia y, especialmente, de la universalización que esta introduce en ellas.” y analiza cómo las consecuencias se hacen ver en las nuevas formas de segregación.

Lorena Oberlín nos expone un caso sobre el aprendizaje de un chico autista y la enseñanza que supone un sujeto sin palabras. Esto pudo empezar a producirse por la contingencia de que una profesora se dejara enseñar por lo que su alumno sabía y le mostraba. Todo un ejemplo de cómo trabajar en el aula “lo es por la intuición magistral de esta profesora, que ha captado que en el rechazo acérrimo al mundo exterior, siempre hay una brecha, un área de interés donde la satisfacción del sujeto autista se pone en juego.”

Carolina Salinas cierra el boletín con un comentario sobre la entrevista realizada por Marta Berenguer a dos de los últimos nominados AE, Silvia Nieto y Óscar Ventura. Aprovechamos desde aquí para felicitar a la mas reciente nominada AE Marta Serra, esperamos poder escuchar pronto su testimonio.

Buena lectura!

Mari Cruz Alba


Elisa Ramirez Navalón,  "El círculo de la meditación" ElisArt.  Técnica mixta tinta china/acuarela sobre papel. Tamaño Din-A2

Del rechazo, a lo peor.

Escrito de Manuel Fernandez Blanco extraido de Pipol 8 " La clínica fuera de las normas" y a partir del "Llamado de los psicoanalistas contra Marine Le Pen"

Hace unos días, el 24 de marzo de 2017, los líderes de la Unión Europea se reunieron en torno al papa Francisco en el Vaticano. Conmemoraban el 60 aniversario del Tratado de Roma, que es el acto que dio origen a lo que hoy es la Unión Europea. El Tratado de Roma establecía un periodo de diez años para la puesta en marcha de las decisiones acordadas. Esos diez años se cumplieron en 1967. Es el año de la “Proposición del 9 de octubre de 1967 sobre el psicoanalista de la Escuela”. En ese texto, Jacques Lacan se refiere al término de campo de concentración para decir que “[…] nuestros pensadores, al vagar del humanismo al terror, no se concentraron lo suficiente. […] lo que vimos emerger, para nuestro horror, representa la reacción de precursores en relación con lo que se irá desarrollando como consecuencia del reordenamiento de las agrupaciones sociales por la ciencia y, especialmente, de la universalización que esta introduce en ellas. Nuestro porvenir de mercados comunes encontrará su contrapeso en la expansión cada vez más dura de los procesos de segregación”.[1]

Las nuevas formas de segregación responden a este anuncio profético de Lacan. El método “científico” de segregación es el resultado  de la generalización de las políticas de evaluación que, mediante la estadística, borran la singularidad y agrupan, en base a la cifra, a los mismos con los mismos.

El discurso de la cifra, la evaluación generalizada y la burocracia, acompañado del de la opinión políticamente correcta, resulta asfixiante para muchos profesionales y para  amplias capas de la población. El arte de educar, de sanar, y la libertad de cátedra, se ven amenazados por los protocolos educativos y sanitarios, y por la homogenización derivada de las normativas europeas.

Por otra parte, la Europa del Tratado de Maastricht no ha sido beneficiosa para todos. Por eso el gobierno anónimo de los burócratas, y la tiranía de la homogenización y de la normas, produce efectos de retorno. El más indeseable es el surgimiento de la tentación totalitaria y el de los nacionalismos xenófobos y excluyentes que vemos emerger en Europa y en el mundo: la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos responde a esta misma lógica discursiva.

La sociedad global nos iguala como consumidores, al mismo tiempo que promueve la segregación de los mismos con los mismos. El modo de tratar la diferencia, que amenaza con imponerse, es por medio de la ubicación espacial. Este agrupamiento segregativo se da a cualquier escala: en una ciudad, en un país, o a nivel continental y mundial. Por eso, en el mundo globalizado, se alzan muros materiales (como el que construye Donald Trump); o inmateriales como el que supone el Brexit, o el obsceno acuerdo de la Unión Europea con Turquía en el tema de los refugiados. Cuanta más globalización, más barreras y menos mezcla.

Es este el escenario en el que nos enfrentamos a la posibilidad de que Marine Le Pen llegue a ocupar la presidencia de la República Francesa. Marine Le Pen puede lograr lo que no estaba al alcance de su padre. Su discurso viste mejor la ferocidad del real que alberga. Jean-Marie Le Pen no escondía la pulsión que lo animaba. Fue procesado por decir que la ocupación nazi de Francia “no fue particularmente inhumana”, y que las cámaras de gas fueron “un detalle de la historia”.

Marine Le Pen sabe que, con ese discurso, no podría ganar las elecciones. Por eso, rechaza a su padre para servirle mejor. Esconde las siglas del Frente Nacional y declara obsoleta la división entre izquierda y derecha. Se postula como la candidata del pueblo contra las élites, la Unión Europea, y la dilución de la identidad francesa por la inmigración.

Marine Le Pen sabe explotar el racismo estructural del ser humano y el rechazo a la Europa de los burócratas. Sigue apelando a lo más primario, pero de un modo más inteligente y sutil que su padre. Sabe explotar el hartazgo para ponerlo al servicio de lo peor.

El apoyo a Marine Le Pen supone actuar el rechazo de la peor de las maneras. Pero tenemos suficientes ejemplos históricos de cómo lo peor puede resultar hipnótico y producir efectos de sugestión colectivos. Los líderes de la ultraderecha europea aparecen unidos en su deseo de hacer estallar Europa. Pero, lo que podría venir a continuación, es el retorno del enfrentamiento entre los pueblos que hizo del siglo XX la época más terrible de la historia de la humanidad. La Unión Europea ha supuesto un freno al horror y a la inercia de la repetición. Ahora, está amenazada desde el interior por el voto de muchos ciudadanos. Un voto animado por la pulsión de muerte.

Lo que está ocurriendo en Francia no me resulta ajeno. Me remite a lo más íntimo de mi historia personal, y colectiva, en la lucha por la democracia y las libertades. El llamamiento de los psicoanalistas franceses a votar contra Marine Le Pen me concierne. También es mi causa. Porque el rechazo a la Europa de los burócratas debe hacerse preservando la Unión de los Pueblos, y el consentimiento a la diferencia que nos defiende de lo peor.

Manuel Fernandez Blanco

 

[1] Lacan, Jacques: “Proposición del 9 de octubre de 1967 sobre el psicoanalista de la Escuela”, en: Otros escritos, Buenos Aires, Paidós, 2012, p. 276.

El aprendizaje en sujetos autistas.

Recientemente escuchaba a una profesora de idiomas ser interrogada con gran incredulidad por sus colegas, acerca del método de enseñanza que utiliza en el aula con un sujeto autista, de 14 años, en una escuela pública.
En esa clase, como en buena parte del sistema educativo español, se impone la diversidad como un imperativo en aulas ordinarias. Se trata de asegurar la convivencia entre jóvenes no diagnosticados con otros, nombrados bajo el diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista. Conviene detenerse en lo que comentaban con gran asombro los docentes: solamente en esa asignatura, el joven consentía a la escritura. Y no sólo eso, sino que por la misma razón misteriosa, esta profesora consiguió que este adolescente pudiera ser examinado trimestralmente, con pruebas diseñadas de manera exclusiva para él.
¿Cómo fue posible obtener una respuesta, aunque sea escrita, en alguien que hasta ese momento parecía ignorar las demandas del entorno? ¿Cuál ha sido la diferencia en el método de enseñanza?
Esta profesora comentó al resto de sus colegas algo esencial: se dio cuenta que entre las estereotipias y balbuceos reiterados, el joven escuchaba, aunque pareciera no prestar atención. Desde ese momento, se dedicó a dar su clase sin dirigirse a él especialmente, pero trayendo ocasionalmente a colación los temas que había notado, despertaban la excitación motriz del joven: los coches. Es decir, que en cada selección de temas curriculares, del universo de las poesías, prosas y figuras retóricas que debía dar, tenía la precaución de incluir temas relacionados al mundo del motor. Dicho de otro modo, para poder entablar con ese adolescente un mínimo intercambio, la profesora tomó en cuenta el interés restringido de ese adolescente y en función de ello organizó sus clases. Como se ve, es una posición radicalmente opuesta a la que suele ser convencional en la educación académica: aquí el alumno decide que es lo importante.
Pero también- y ello es fundamental- la profesora “dejó de esperar”. Por supuesto que en la selección de textos había una intencionalidad, pero consiguió que ésta causara su efecto silenciosamente mientras él daba la clase. Su modo de hacer, fue relacionar el tema junto a otros, más o menos distantes del principal. Si un día se leía un texto donde aparecían coches, la siguiente vez los barcos eran el objetivo, más tarde los trenes y luego las bicicletas, para que a través de la particularidades de los medios de transporte que enseñaban los textos; la alusión, esa manera indirecta de decir sin decir, convocara su atención.
Para la segunda mitad del año, el interés por los coches de este adolescente, continuaba tan vivo como al inicio, así que fue el momento de incluirlos bajo otra forma: relacionando el uso de los coches y otros medios de transporte, en los países de la lengua que enseña.
Si esta experiencia que comento es una verdadera enseñanza para quienes trabajamos con sujetos autistas, lo es por la intuición magistral de esta profesora, que ha captado que en el rechazo acérrimo al mundo exterior, siempre hay una brecha, un área de interés donde la satisfacción del sujeto autista se pone en juego.
Esta profesora estaba advertida de con la metodología estandarizada para estos casos, que impone ir de la fotografía al pictograma con la esperanza de acceder a la palabra escrita, y más tarde al habla; se había pasado por la infancia sin la más mínima posibilidad de interacción.
Podemos preguntarnos: ¿por qué el sistema educativo suele fracasar con los sujetos autistas? Porque aún con variaciones, podríamos condensar en una descripción simple a los distintos modelos educativos: “Se espera que…..”. Cuando los sujetos autistas perciben que se espera algo de ellos, se defienden aislándose aún más, ya que ni psíquica ni físicamente tienen con que responder a las demandas. Más bien lo contrario. Las pretensiones ajenas sobre ellos, son vividas de manera mortífera. Como si sus cuerpos pudieran desaparecer ante los deseos de los demás.
Volvamos a preguntarnos: ¿cómo incluir entonces a un sujeto autista en un sistema, el educativo, en el que no quiere ser incluido? Como nos enseñó este adolescente que pudo acceder a la escritura de otra lengua, sólo para nombrar lo que a él le interesaba; si hay una inclusión posible, ésta pasa únicamente por respetar de manera absoluta la particularidad que él imponía: hacerle lugar a los coches.
Como se ve la pretensión de normativización de la institución educativa estalla ante ellos. No es sencillo para los educadores, soportar la evidencia continua de que estos alumnos no se dejan enseñar y que peor aún, rechazan el medio fundamental con que los docentes se sostienen en la enseñanza: la palabra. Pero si maestros y profesores, consiguen soportar esa angustia y pueden colocarse a una distancia suficiente para dar oxígeno al interés particular del sujeto autista, en vez de asfixiarlo; lograrán que ese niño o adolescente, abra una pequeñísima ventana al exterior.
No es todo, pero es un buen comienzo el de dejarse enseñar por sujetos sin palabras. Los sujetos autistas proponen, cada uno a su manera; la buena noticia es que los docentes pueden disponer en la misma dirección.


Lorena Oberlin Rippstein

Testimonios de Pase:
El deseo del analista es uno de los destinos posibles. (3)
Planteándome cómo encarar este escrito pensaba en un diagrama de Venn, donde nos encontramos dos conjuntos compartiendo una intersección. En este caso me pareció interesante incluir los recorridos de nuestro Seminario de Fundamentos en Alicante con el texto lacaniano " La dirección de la cura y los principio de su poder" (1), por un lado. Y,haciendo aún eco, por otro lado del diagrama, la conversación del ICF-E de este año: "Presencia del analista en la cura". La intersección de este gráfico la he descubierto al leer la entrevista de Marta Berenguer a los recientes nominados AE: Silvia Nieto y Oscar Ventura.(2)

Marta conduce,con habilidad, a los AE, a través de sus preguntas, a aquellos aspectos que en la experiencia como analizantes se han vuelto significativos en su práctica clínica; en tanto sus propios virajes, invenciones y posiciones los ubicaban más del lado de semblante del objeto a. Porque como Marta mencionaba en la entrevista: "El analista no escapa a tener que arreglársela con su falta en ser, es decir apoyarse sobre la subjetivación de su propia castración".
En esta línea Oscar Ventura da cuenta de la relación entre su matriz fantasmática de "me tienen,nazco", como atravesamiento de una posición melancólica y su práctica clínica de la siguiente manera:
"Fundamentalmente hago hincapié en este momento concreto, porque para mí es un momento privilegiado en el que puedo cernir un momento de pasaje de analizante a analista. Me enseñó cómo poder desplazarme de una práctica que hacia unos años que estaba demasiado concernida a la posición del Otro. El cuerpo se pudo desplazar de esa posición del Otro, a la posición de objeto en los dos sentidos: como objeto causa del deseo; pero también -y esto era fundamental en relación con el fantasma- convertirse, como analista, en un objeto de deshecho, en un trozo de papel y dejar que te tiren a la basura. Creo que este equívoco que vehiculiza lalengua fue un momento de encarnamiento de ese pasaje."
Mas adelante agrega: " Es efecto de una ascesis del fantasma -hasta donde he podido realizarla-, de un vaciamiento en el tiempo en que uno escucha como practicante del psicoanálisis. Sin duda este fue para mí un momento de pasaje que esclarece completamente la posición del cuerpo en la consulta. Y deja al cuerpo más liviano, sin el exceso del Otro. Dejarse usar, dejarse arrojar a la basura, convertirse en un objeto de desecho, pero como instrumento".
Esto es justamente lo maravilloso de los testimonios del Pase: El acto creativo de cada analizante,la invención que surge y que apunta también en el sentido del acto analítico.

Silvia Nieto por su parte, se preguntaba sobre reflexiones de Jacques- A Miller en  "Introducción a la clínica lacaniana" acerca de la disciplina del analista. Dice Miller "la disciplina del analista es quizás aprender a ser sin sabor propio, de manera que el paciente pueda experimentar los sabores de su vida paladeando al analista"... "lo soso podría ser el ideal del analista". Silvia Nieto, entonces da cuenta de sus propios cuestionamientos en tanto aquello de lo "incurable" del analista, pueda hacer de límite o bien resonar en determinadas cuestiones de algunos analizantes. Ella lo expresará así: "Lo que escribe Miller me hace pensar hasta qué punto uno puede llegar a lo soso que plantea como el ideal del analista, me pregunto si algo del acontecimiento de cuerpo, de lo incurable, del estilo, irreductibles, por mucho que uno sepa hacer con eso, es lo que hace de límite para poder hacer resonar -o no- ciertas cuestiones de algunos analizantes, para poder estar en la buena posición para un paciente en concreto. Creo que hay pacientes para los que nunca vas a poder estar en la buena posición. La posición del analista se encarna en un cuerpo. Hay algo de ese cuerpo incurable, hay algo de un estilo irreductible, por mucho que uno sepa hacer con eso, eso hace a unos límites. Por tanto, la posición del analista es ocupar el lugar del objeto causa, pero también hay que tener en cuenta los puntos de imposible, esas vías por las que uno no puede pasar de ningún modo. Así que hay con quienes uno puede consentir a dejarse paladear con sus sabores, como dice Miller empleando esa metáfora, pero hay otros en los que uno puede decir: "¡no, a eso no me presto!"."
Cada testimonio ofrece una respuesta particular. El final de análisis no se trata de identificaciones con el analista, como lo expresa Lacan en su crítica a los postfreudianos en "La dirección de la cura". No se trata de "patterns", ni ideales, ni modelos teóricos rigidizados donde encajar lo sintomático del analizante. Se trata de una solución sinthomática de uno a uno y no del "para todos", así como un saber como arreglárselas con ella.
Para finalizar retomaré las palabras de Graciela Brodsky en el IX Congreso de la AMP del 2014 :"La mejor brújula que tiene el analista, para no extraviarse en la dirección de la cura es su sinthome, con el tratamiento que le dio en el análisis. El deseo del analista es uno de sus destinos posibles" (3)
 
1-La dirección de la cura y los principios de su poder, Jacques Lacan, Escritos 2.
2-Entrevista de Marta Berenguer para la XVII Conversación Clínica del ICF-E : http://ccbcn.info/conversacion-on-line/entrevistas.php
3- La intervención de Graciela Brodsky ha sido publicada en el volumen: VVAA. Lo real puesto al día. Buenos Aires: Grama, 2014.


Carolina Salinas

 
Autismo: ¿No te has inscripto aún?

 
 
El artista comenta
Elisa de ElisArt, nos explica su obra "Círculo de la meditación" que hemos incluido en nuestro boletín. Gracias Elisa por tu generosa aportación!.

La obra pertenece a una serie sobre la introspección personal y la meditación. La idea surge por la necesidad personal de reencontrarme con mi esencia, en un momento de mi vida de cambio o trasformación, la menopausia, la que deseo vivir con consciencia y plenitud. Las obras de esta serie exponen dos conceptos:
1. Significado. El primer concepto es el circulo Zen , Ensō () , es un símbolo que representa la iluminación, la fuerza, la elegancia, y el universo con su Yang, el vacío.
El significado de iluminación es el del momento en que la mente es libre y puede trascender del cuerpo físico expandiendo el espíritu fluido y creativo.
Se debe realizar en un solo trazo sin posibilidad de modificación, así la obra muestra un movimiento expresivo en un determinado momento en el tiempo, en ese momento 
el artista está totalmente expuesto. En la creencia Zen, sólo una persona mental y espiritualmente completa puede plasmar un autentico  Ensō.
 
2. El segundo concepto parte de la abertura del circulo como el resquicio por el que puede fluir el pensamiento. La abertura del circulo significa que, de alguna forma, la imperfección, como la existencia en sí misma, y la evidencia de la ausencia de algo más. Por esta abertura se expande libre el espíritu buscando dentro de la fluidez el equilibrio y la armonía compositiva.
 
Dentro de la filosofía Zen se podría decir que la obra se compone del camino del pincel (circulo) y el camino del agua (el paisaje abstracto). El título se deriva directamente del significado. 

Elisa Ramirez
ElisArt
 
Un poco de humor
Programa de enseñanza Seminario Campo Freudiano 2016-2017
¿Deseas escribir, compartir y reflexionar en nuestro Boletín?Escríbenos!
Copyright © 2017 Campo Freudiano Alicante, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list

Email Marketing Powered by Mailchimp